miércoles, 17 de mayo de 2017

MI CREDO.

        -Creo que seguiré mi camino... - fue mi despedida.

Como si supiera adónde ir. Como si alguien tuviera trazada la vida.
Me abracé a mi piedra y lloré.
Qué distintas veredas la de ida y la de vuelta.
Qué remiendo para los rotos del desamor: un adiós lisonjero y un credo.

 Otra vez perdida. Otra vez, no me quedo... no me quedo.
       
       

miércoles, 10 de mayo de 2017

Adiós, señor...

¡Qué frío!
Qué frío el umbral de tu nombre...
Canales de agua hirviendo
mi sangre en tu olvido;
huellas sombrías
de un porqué que nunca estuvo.
Apenas de puntillas
me alcanzaste el alma
para un sin nada.
¿Qué habrá sido de ti?
Señor sin honor ni gloria,
sin rastro de ser quien eres...
Qué triste es el frío
de un sombrero en el suelo.
Qué frío el suelo al que caíste.
Qué triste tu caída en mi...

domingo, 7 de mayo de 2017

Te invito.

Ven,
no te quedes a mis puertas.
Acerca tantos besos que pensaste hasta mi boca
y no creas que me arrastran los demonios por cobarde.
¡Enredate con ellos!
Respira el aire que vicio para ti
y después, disfruta de esta cita envenenada.
Voy a ser tan buena que querrás perderte para siempre;
voy a ser tan mala que ya estarás perdido.

      - ¿Puedo quedarme?
      - ¿A dormir?
      - A morir contigo...

lunes, 1 de mayo de 2017

A veces escribo con un nudo en la garganta; no de esos que nos viste de elegancia, sino de esos otros que desean desnudarnos para vernos de carne y hueso. Para vernos por igual.
Pero no, hay tallas de un sublime que sólo un cuerpo puede vestirla. Hay carnes tan duras que ni la sangre pasa... Y hay esqueletos que sólo aguantan su propio peso.
Es triste deshacerme en ese nudo. Pero sería más triste no darme cuenta del traje que llevo puesto.

miércoles, 26 de abril de 2017

Yo te lo explico:

   -Deambulaba por la vida cuando me encontré en un cruce de caminos. Uno llevaba a un bosque sombrío, el otro, a un mar en calma.
De pronto pensé que las aguas saladas están llenas de corrientes que no aparentan más que en las orillas; podría nadar hasta cansarme y terminar viva o dejarme llevar a la deriva y seguir muerta.
Después pensé que en las sombras del bosque habitan especies que no existen en otras condiciones... Y entonces me di cuenta que quizás el sol entraba en su medida justa, que quizás mis tormentas necesitaban tierras donde germinar; que quizás mi camino era encontrarme en lugares de pocas luces, donde los sueños son una costumbre... Y me adentré.

Malditos rayos que me hicieron arder. Malditas corrientes de aire que me arrastraron hecha polvo...
Benditas manos que recogieron lo que fue de mi para sembrar la vida que nunca tuve.

Gracias por quererme.


lunes, 17 de abril de 2017

AMOR

Yo no sé escribir esto que tengo aquí. No sé ni dónde exactamente: en el pecho, en la frente, en la boca... No sabría dónde llevarme la mano, como aquella primera "...señal de la Santa Cruz...".
Dónde pongo los dedos que me consuelen...
A dónde los recuerdos que no pesen; y la mente...cómo la distraigo de ti, de aquello, de este nada que siempre tengo.
Cómo engaño al corazón.
Cómo digo sin decir lo que no debo. Cómo sé lo que debo decir...
Cómo, si lo que siento es, si lo que quiero está conmigo, si lo que soy es lo que quieres. Cómo lo sé...
Si soy, si acaso ya somos. Si quizás nunca seamos.
Ojalá pudiera descubrir esa combinación exacta, y nombrarte de arriba abajo sin dejarme una emoción detrás.
Ojalá pudiera sentarme a los pies de mi ayer sin verme pequeña.
Ojalá mi tamaño sea el de tus brazos abiertos.
Y ojalá esto que no escribo, sea lo que he dicho.

jueves, 23 de marzo de 2017

Yo soy el cauce de mis fuerzas y en este río de vida, el caudal depende de la profundidad del terreno y no de los afluentes que se derraman en mi curso...

lunes, 20 de marzo de 2017

PENSANDO EN TI.

Tantas veces pienso...

¿Qué me une a ti?
¿Qué te hace tan mío?
¿Cuánto tiempo te quedarás o me quedaré?
¿Seremos capaces de retenernos?
¿De comprendernos cuando ya no queramos?
¿De aceptar tus desvaríos?
¿De incluirte en los míos?
¿Sabremos?
¿Podremos?

Después vienen muchos silencios...

Y los escucho; no saben... Yo tampoco sé. Ni tú.
Pero entonces recuerdo que todas las batallas las he perdido  en tu piel, en tu boca y en muchas miradas prohibidas con las que hemos pecado a viva voz.
Y es en este punto donde también pierdo la razón del alma y la calma del cuerpo. Y sólo suspiro... Y entiendo con el corazón lo que la moral no me deja. Y siento... Y siento, y siento...
Y es que tú y yo no estamos hechos para pensarnos; quizás alguien nos pensó para querernos...
Y yo te quiero.

martes, 14 de marzo de 2017

Yo no soy de herrumbres, a pesar de estar hecha de metales. No me pudre el llanto, me forjan las penas... Y envolviéndome la vida, un hilillo dorado termina en lazo para adornarme cada día que soy.
No me cambia el agua, ni el aire, ni me cansa el tiempo. Soy del color que amanece y en las sombras de la tarde, las musas juegan a vestirse de volantes con mis miedos.
No soy de herrumbres, no... No me erosiona cualquier humedad; me resbala el veneno oxidado.


domingo, 5 de marzo de 2017

Fui yo quien abrió esa ventana... Y fui yo quien te invitó a sentarte a mi lado, y a compartir un desayuno al sol. Café y confidencias: contundente alimento para el recuerdo.
Me encantó conocerte al trasluz de mis propios instintos.

Gracias Karmelo.