sábado, 15 de julio de 2017

¿Qué misterio, no?
Que me cueste tanto quererte como olvidarte,
tenerte dentro como dejarte ir...
Qué curioso desvelarme en pleno sueño
y soñarte hasta rendirme el día.
Qué pena no saber cegarme en la mentira
como entregarme a la evidencia.
Qué tristes los días sin ti,
qué limpia mi almohada,
qué maldita agonía
ganar la razón en plena locura...

¡Qué cosas tiene la vida!
Que tan pequeño me hizo el traje con el que vestirme.


domingo, 9 de julio de 2017

A mi Facebook.

Estaba pensando que quizás debiera comprar una tarjeta y descargar parte de la información que llevo en el cuerpo y que me hace sentir pesada... así como hacemos con los teléfonos... Pero has aparecido tú, con esa pregunta de "qué estás pensando" y he caído en que sin darnos cuenta, las redes sociales han creado ese espacio para nosotros.
No sé si a veces descargamos o nos cargamos las intimidades, no sé si hacemos público bastante más de lo que publicamos, no sé en qué termino está la virtud, porque el medio creo que no existe y no sé si tanta capacidad nos provoca incapacidad... Pero nos une y nos divierte un poco la vida.
Gracias por preguntar. Igual un día, hasta contesto.

martes, 4 de julio de 2017

Me sales del corazón,
a gritos, a llantos...a versos.
Me saben los labios a ti.

Me dueles. Me dueles, sí.




domingo, 18 de junio de 2017

TENDRÁS QUE DEJARME

Tendrás que pasarme de largo...
Hoy también.
Como yo hice.
Como yo te hice:
escribirte para no perderte de vista,
para no culpar a las esquinas
de quedarme ciega.
Tendrás que mirarte en los cristales
y verte solo ante tus ojos,
como yo me vi en cada pena
que derramaba cara abajo.
Sola.
Tendrás que tenerme
en el vacío de tus manos rotas.
Como yo te tuve.
Como yo te tengo.
Y abrazarte a mi letargo.
Y vestirte de mendigo.
Y enredarte en este ovillo
de tristezas callejeras.
Como yo me enredo:
un nudo cada vez que te respiro,
un nudo por recuerdo consentido,
un nudo al final de cada pregunta,
de toda respuesta;
una vida atada a destajo
sin ser complemento ni tener alguno.
Tendrás que vivir sin mi,
y guardar silencio,
y temblar de miedo...
Tendrás que dejarme ir.
Como yo me hice: vivir sin mi
por morir contigo.



miércoles, 7 de junio de 2017

Hoy tuve que mirarme dos veces antes de verme...
Y es que hay ausencias que se instalan en los ojos, pestañas del recuerdo, que se quedan en la boca, ácido vacío, y que se clavan en el alma, racimos salados que enjugar...
Pero estaba en mi propia ausencia, pendiente de mi, perpleja y expectante.
Desaparecerme a ratos y encontrarme viva: un capricho consentido...

viernes, 2 de junio de 2017

Pero qué fácil es poner subtítulos cuando no te enteras de la película...

No sé por qué la mente humana se estrecha en cuanto mira hacia fuera. ¡Es que no lo entiendo!
Qué comprensiva con uno mismo: ni filtro, ni colador, ni máscara... con buscarle hueco a la conciencia se queda tan ancha como la manga con la que se viste.
Pero es ponerse la toga y dictar sentencia como si nunca hubiera estado en el banquillo...
Y digo yo: ¿en algún artículo de la constitución se cuestiona la libertad de enjuiciamiento? Porque no sé si tiene pena, pero debería ser tan larga como la que provoca...
Dicen que cuando haces de tu vida una película y esta secuencia de imágenes aparecen una y otra vez por tu mente, es que te anda rondando la muerte.
Yo incluso diría que algo de ti ya murió.
Es evidente que no sólo se quiebra la vida cuando se rompe el cuerpo; a veces cometemos el error de ser implacables con nuestros deseos, hasta arruinarnos la vida. ¡Hasta morir a destajo!
Y no tenemos en cuenta que hay un blanco detrás de cada tiro. El fallo está en predeterminar el resultado de la jugada.
Qué daño no hizo la ficción...

miércoles, 17 de mayo de 2017

MI CREDO.

        -Creo que seguiré mi camino... - fue mi despedida.

Como si supiera adónde ir. Como si alguien tuviera trazada la vida.
Me abracé a mi piedra y lloré.
Qué distintas veredas la de ida y la de vuelta.
Qué remiendo para los rotos del desamor: un adiós lisonjero y un credo.

 Otra vez perdida. Otra vez, no me quedo... no me quedo.
       
       

miércoles, 10 de mayo de 2017

Adiós, señor...

¡Qué frío!
Qué frío el umbral de tu nombre...
Canales de agua hirviendo
mi sangre en tu olvido;
huellas sombrías
de un porqué que nunca estuvo.
Apenas de puntillas
me alcanzaste el alma
para un sin nada.
¿Qué habrá sido de ti?
Señor sin honor ni gloria,
sin rastro de ser quien eres...
Qué triste es el frío
de un sombrero en el suelo.
Qué frío el suelo al que caíste.
Qué triste tu caída en mi...

domingo, 7 de mayo de 2017

Te invito.

Ven,
no te quedes a mis puertas.
Acerca tantos besos que pensaste hasta mi boca
y no creas que me arrastran los demonios por cobarde.
¡Enredate con ellos!
Respira el aire que vicio para ti
y después, disfruta de esta cita envenenada.
Voy a ser tan buena que querrás perderte para siempre;
voy a ser tan mala que ya estarás perdido.

      - ¿Puedo quedarme?
      - ¿A dormir?
      - A morir contigo...