domingo, 13 de abril de 2014

Cada noche

Cada noche
muere un día más
que guardo en el recuerdo,
nace la ilusión
de vivir un día nuevo,
crece la ansiedad
de estrecharme con tu cuerpo,
y sigue, insiste y quema a fuego lento.
Luego, vence el sueño y duermo...

Pero cada mañana
despierto de nuevo y en silencio
maldigo la ausencia de tus besos,
del fuego de tus manos,
del roce de tu aliento.
Cada mañana despierto de nuevo
y en silencio grito:
¡Si supieras
cuánto te quiero!

No hay comentarios:

Publicar un comentario