domingo, 25 de mayo de 2014

Malgastamos...

Mira qué será que yo sentí
que faltaba aire en el espacio
del lugar donde te vi.

Y hoy recuerdo con desprecio,
que no podía respirar mientras tú
malgastabas el aire, con bostezos...
Voy a olvidar tantas cosas
que no podré empezar de nuevo;
empezaré de nada...
Nunca digo sólo lo que digo, sino lo que quiero decir...

lunes, 12 de mayo de 2014

Donde acaba el mar estás.

Una mañana me fui de mi,
de mi tristeza infinita,
de mi locura dormida
y de tantas, tantas historias
que arruinaron la esencia
que a gala llevé.
Sin miedo a perderme y,
ni siquiera, con miedo
a tener que volver,
me embarqué en un mar de dudas,
de ganas, de vida,
de aire que rozara mi piel...
Con el cuerpo roto de soledad,
inquieto de tanta espera
y enfermo de no saber qué hacer,
desplegué las alas,
descalcé mis pies y me marché...
Y no digo que fue fácil;
y no digo que sea eterno,
y no digo si fue.

Pero algo había en el lugar
aquel donde llegué,
donde acaba el mar:
las fuerzas que perdí,
la esencia que olvidé,
las ganas de volar.
Me esperabas tú
y me dejé llevar...

lunes, 5 de mayo de 2014

Es que era mío...

Tenía un corazón loco,
de esos de "me revienta
el alma si no cambio
lo que toco"...
Ni un instante era contiguo,
¡Dios! Cuánta vida llevaba
renegada entre lo ambiguo.
Cuántos intentos de cordura
rebelada,
de ideas uniformes
con reglas desregladas...
Era un loco apasionado
de lo mucho y de lo poco,
del silencio y la hermosura,
de la luz y la negrura.
Era un cielo despeinado,
era un mar lleno de espuma...

Era estío, hacía calor;
pero él yacía frío.
¡Qué dolor de corazón!
Lo maté, porque era mío...

Dicen...

Dicen que la vida cansa;
que se agota el cuerpo,
que se muere el ansia.
Que los sueños se hacen sueños
cuando no hay esperanza...
¿Y qué importa?
¿Qué importa el cuerpo
cuando insiste el alma?

Te queda el vacío...

Dices que nada te queda...
Como si nada fuera el vacío para ti.
Como si después de nada
sólo hubiera vacío.

Y no sabes que todo empieza de nada,
del final de lo que tuvimos;
nace lo nuevo de la necesidad
de sentir lo que antes sentimos.


Cuando te cierran el alma a tirones,
los oídos se quedan ciegos
y sordas las emociones...