jueves, 31 de julio de 2014

Imagínate...

Te imaginas la vida sin prisas,
los días sin horas...
¿Te lo imaginas?
Te imaginas el río tranquilo
soñando ser ola...
Te imaginas la Luna dormida,
la noche despierta;
las penas rendidas,
la sombra más clara...
Te imaginas tu historia sabida,
mi historia contada...
¿Te imaginas?
Te imaginas los miedos cansados
de tanta rutina
y el ego olvidado,
en cualquier esquina...
¿Te lo imaginas?
Te imaginas el cuerpo pensando
y el alma atrevida...
Te imaginas un mundo pintado...
Te imaginas pintada la vida...

viernes, 25 de julio de 2014

Te vas...

¿Es que te vas?
¿Tan seguro estás?
Mira que te seguirán mis recuerdos
y al pensarme, sin quererlo sonreirás.
Mira que te echarán de menos mis mañanas,
mis locuras y el silencio,
que sin ti no reinará...
¿Tan seguro estás
de que te vas?
Mira que la vida es un absurdo,
que no merece ni un minuto sin gastar;
que no podré mirarte si me aburro
viendo la tarde pasar.
¿Seguro que te vas?
No me hagas olvidarte,
¡Por Dios!
No me quieras matar.
¿No ves que ya tengo bastante
con tener que quererte de más?
¿No ves que quieres irte
y hace tiempo que no estas?











miércoles, 23 de julio de 2014

No, ya no...

Un día el jardinero me dijo:

-¿Del jardín de mis amores te gusta alguna flor?
-Me gustó, señor mío, me gustó; pero ya no.
Me fijé en su belleza, el aroma me embriagó;
acaricié la suavidad de sus hojas
y con ansia, bebí la salvia que al cortarla derramó.
-Dime entonces, mujer, si era bella y olorosa,
si al cortarla derritió tu corazón,
¿Por qué antes sí y ahora no?
-¡Porque antes yo era ciega, la pasión me enloqueció!
-¿Y ahora ves? ¿Te volvió la razón?
-Ahora me di cuenta que es mi amor quién la mató.
-¿Quieres otra?
-No, ya no...

martes, 22 de julio de 2014

Eso, en teoria...

El amor es un instante,
seguido por otros y otros más...
Sólo cambia la intensidad
y el intervalo de tiempo que los separa.
Funciona como el corazón, a impulsos.
Cuando se agota la corriente, se para.
Pero no está prescrito su final...

domingo, 20 de julio de 2014

De allí...


Es de entre los dedos
de donde se me escapa el aliento.
De entre los dedos, de allí;
es de allí desde donde no entiendo
por qué no puedo tener tu vida,
ni tu piel, ni tu cuerpo.
Es entre los dedos
de donde me nacen las ganas
de tenerte entero...

Sólo sueños...


Los sueños están llenos de alambres,
de espinas...
Y cada herida es el hueco de un suspiro
por no tenerlos en vida.
Cada suspiro es el placer de sentir dormido
lo que el cuerpo anhela,
lo que el sueño estima...


martes, 1 de julio de 2014

Vuelvo en ti.

A veces vuelvo a ti...
A tus sueños, a tus ganas;
a esa manera tuya
de devolverme la vida a retazos.
Me dejo encender el alma con tus frases,
con tus miedos disfrazados,
con esa manera loca
de enfrascarte en el amor.

A veces me siento a esperar tu aliento,
tus pocas ganas de escuchar al aire,
de latir al son.
Con tu apatía exaltada de incongruencias,
con tu mirada resuelta
de tanto piropo cursi.

Y se va el espacio enfermo
que me deja la realidad;
y me envuelve ese estado famélico
de historia mal contada.
Y se va del frio y el susto;
me quedo en ti...

A veces me muero un poco,
me apago un rato;
y a veces, mi vida, estoy aquí...

No me digas...

No me digas que no, que no te creo.
No me digas que tú pensaste,
que tú esperabas, que tú sentías...
¡Que no me digas que no!¡Que no te creo!
Te advertí que nada es nada,
que todo es poco;
que yo me iría.
Te avisé que tengo errante el alma
y en el cuerpo, siete vidas.
¡Y no me digas que no!¡Que no mentía!
Te adherí a mis esquemas,
te besé a la luz del día;
me entregué como lo hace el agua
cuando descansa en la orilla...
Y me mataron tus silencios,
me morí en cada esquina.
Esas, que te tapaban la mirada
cuando yo de amor moría.
¡No me digas que no!¡Que no te acuerdas!
No me digas que creías
que mi alma estaba ciega...
Ya no quiero tus palabras,
tus mentiras, tus excusas.
¡Ya no quiero nada tuyo!
No te quiero, vida mía...