martes, 1 de julio de 2014

No me digas...

No me digas que no, que no te creo.
No me digas que tú pensaste,
que tú esperabas, que tú sentías...
¡Que no me digas que no!¡Que no te creo!
Te advertí que nada es nada,
que todo es poco;
que yo me iría.
Te avisé que tengo errante el alma
y en el cuerpo, siete vidas.
¡Y no me digas que no!¡Que no mentía!
Te adherí a mis esquemas,
te besé a la luz del día;
me entregué como lo hace el agua
cuando descansa en la orilla...
Y me mataron tus silencios,
me morí en cada esquina.
Esas, que te tapaban la mirada
cuando yo de amor moría.
¡No me digas que no!¡Que no te acuerdas!
No me digas que creías
que mi alma estaba ciega...
Ya no quiero tus palabras,
tus mentiras, tus excusas.
¡Ya no quiero nada tuyo!
No te quiero, vida mía...

2 comentarios: