martes, 19 de agosto de 2014

Piropo andaluz

¡Con lo que yo te quiero
podría tapar las ventanas de la pena!
Y hacerme un vestío de encaje y risa
pa' salir contigo por la calle.
¡Con lo que yo te quiero,
tendría llenas de azúcar las venas
y de sal marina las olas de mi sangre!
¡Niño, con lo que yo te quiero,
no hay noche larga, ni día con prisa,
ni dios que me detenga,
ni viento, sino brisa!
Desde que yo te quiero,
no es el alma quien me alienta,
ni el sustento de mis noches
son los sueños sin respuesta.
Desde que yo te tengo
no necesito el aire;
respiro cielo, niño
y exhalo arte...

No hay comentarios:

Publicar un comentario