miércoles, 13 de agosto de 2014

No quieras

No quieras salvarme la vida.
No intentes arrastrarme a tus días normales;
no pretendas cambiar mi alma confusa...
Déjame en este espacio enfermo de culpas,
lleno de ilusiones amorales,
ardiendo de pecados inconfesos.
¡Déjame vivir!
O enséñame a morir de recuerdos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario