jueves, 27 de noviembre de 2014

Te pregunto...

¿Tú podrías adivinarme en el silencio?
¿Y sabrías sentir lo que yo siento
sin que te lo contara mi cuerpo?
¿Sabrías rozarme el alma
sin que me tocaran
ni las yemas de tus dedos?
¡Dime!
¿Podrías cansarme de locuras inventadas
y envolverme cada instante de misterio?
No pregunto si me quieres;
yo a ti también te quiero.
Te pregunto por la magia
que perdieron nuestros besos.
Te pregunto por si crees
que ese amor que nos mataba
descansa para siempre
en el regazo de mi aliento.
Yo no quiero que eso pase,
y no quiero que sea cierto
pero dime con el alma
si no sientes lo que siento.
Y por eso te pregunto,
por si acaso yo no entiendo...

Mis vientos.

Te regalé mis vientos una mañana
y mira ¿qué me devuelves a mi?
Las ganas de saber si existo
en esta trama de suspiros y anhelos
y el vacío inmenso
de no poder decir te quiero
¡ni callarlo!
Ni pedirle al tiempo
que regrese a la mañana
que por ti perdí los vientos...

En Sevilla.

Hoy me acordé de ti.
Porque era invierno,
porque hacía frío,
porque toda la ciudad
se quedó prendada
de tus ojos en los míos.
Y me paró por la calle
a preguntarme descarada
todo lujo de detalles:
¿Dónde fueron vuestras charlas?
¿Y el temblor de aquellos ojos
cuando hablaban sin palabras?
¿Dónde están esas sonrisas maliciosas
y esas ganas de abrazaros
y reir por cualquier cosa?
Se guardaron, mi querida;
nada altera el sentimiento
ni el recuerdo de un amor
que se hizo a la medida.
Paseó por estas calles
cuando hirvió en nuestras manos
y hoy se pinta de recuerdos
para no sufrir la herida
de sentirnos un fracaso
a este lado de la vida.
Quizás al otro, volvamos a encontrarnos
y a quemar nuestros suspiros
abrazados en tu orilla
mientras pasa de la mano
el amor también mundano
de la gente de Sevilla.


martes, 18 de noviembre de 2014

Cómo diré adiós?

¿Cómo se despide uno de la vida?
¿Me dará tiempo a decir adiós?
¿Me dejará mirarte por ultima vez?
Y ese beso, el último ¿ estará amargo de pena?
¿De quién será mi ultimo aliento?
Me pregunto si un día el cansancio podrá conmigo, o estaré tan viva que me pille ausente la muerte...

lunes, 17 de noviembre de 2014

Somos instantes...



Somos décimas de segundos encadenados,
un collar de cuentas con piedras preciosas
y espacios muertos;
somos el alma del tiempo
y somos el tiempo ganado...

Somos la historia de un beso,
el retrato de un sueño acordado;
somos la trama de un cuento
que jamás tendrá final
ni comienzo ilustrado.

Somos la esperanza del cuerpo
porque somos aire,
porque somos agua,
porque somos ganas
de tenerlo todo en las manos.

Somos el espacio abierto
de cada instante que inventa
el peso de nuestro pasado...

viernes, 7 de noviembre de 2014

Lo confieso!

¡Te confieso mi locura!
Eso que tanto querías oír
y que ya no tiene cura.

Me rinde la belleza
de toda esta vida inflamada
que me lleva de cabeza.

¡Lo confieso, estoy loca!
Por tener de nuevo el sabor
de los besos de tu boca.

Me rinden tus miradas
y el bendito aroma de tu piel
que dejaste en mi almohada.

¡Estoy loca, lo confieso!
Por vestirme cada noche
y cada dia con tus besos.

Y me rinde tan amarga espera
porque siento que no hay culpa
ni ninguno que no quiera.

Te confieso mi locura porque es eso
la esperanza que me queda,
disfrazada de cordura.
Lo confieso...

Nostalgia...

La nostalgia nos cubre los ojos con lentes color sepia; languidece los colores de la vida y colorea de incertidumbre la clara oscuridad del hasta nunca...

Donde estabas...

Y te busqué por donde pude:
entre mis ganas,
en mi memoria,
en la ventana de aquel café...

Y te encontré donde te tuve:
dormido en el espacio hueco
pintado a capricho
de aquellas noches
que en silencio te soñé...

martes, 4 de noviembre de 2014

¿Adónde vas sin mi?

¿A dónde vas sin mi?
¡¡A buscarme!!
A sentarme
en una piedra del camino
que tomé equivocado;
y a sacarme las espinas
que clavaron en mi piel
los errores del pasado.
A traerte magia nueva,
a traerme nuevas ganas;
a buscar otro destino
que me lleve hasta tu lado...