jueves, 27 de noviembre de 2014

Te pregunto...

¿Tú podrías adivinarme en el silencio?
¿Y sabrías sentir lo que yo siento
sin que te lo contara mi cuerpo?
¿Sabrías rozarme el alma
sin que me tocaran
ni las yemas de tus dedos?
¡Dime!
¿Podrías cansarme de locuras inventadas
y envolverme cada instante de misterio?
No pregunto si me quieres;
yo a ti también te quiero.
Te pregunto por la magia
que perdieron nuestros besos.
Te pregunto por si crees
que ese amor que nos mataba
descansa para siempre
en el regazo de mi aliento.
Yo no quiero que eso pase,
y no quiero que sea cierto
pero dime con el alma
si no sientes lo que siento.
Y por eso te pregunto,
por si acaso yo no entiendo...

2 comentarios:

  1. ¡Preciosa poesía, niña, eres una poeta!.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, tita!!
      Tú siempre me animas. Un beso enorme!

      Eliminar