martes, 16 de diciembre de 2014

Palabras prohibidas.

Hay palabras prohibidas...
Esas palabras que nos encadenan el alma,
esas que te abrasan el cuerpo
mientras persisten doblegándonos
la voluntad y el criterio.
¡Qué bellas!
Qué enorme el espacio que invaden,
qué agotador el eco.
Cuánto insiste el zumbido
de ese viento tibio
que nos abraza el alma
cuando no se va del pensamiento
la palabra callada:
un puñado de letras sin lugar físico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario