lunes, 29 de diciembre de 2014

Sin ti.

Qué difícil que sucedan las mañanas
como si yo no te quisiera.
Caminan las horas como una pavesa, lánguidas, ojerosas;
tan cansadas de no tenerte como yo,
como mis huellas, como mi sombra,
tan cansadas de arrastrase solas.
Qué difícil que sucedan los días
sin que sucedas...


No hay comentarios:

Publicar un comentario