martes, 24 de febrero de 2015

Tus extrañas manías...

Yo sé que aparecerás cualquier día,
de repente, de la nada,
-porque  exactamente eso nos une-,
dirás dos palabras,
tres a lo mucho y entrecortadas
y después seguirás en tus cosas;
esas de antes de acordarte de mi.
Yo miraré aburrida tu "conversación"
-genialmente experimentada
para crear adicción-,
sonreiré a medias,
por eso de no mandarte al diablo
y, donde hubiera puesto
directamente un muro de diez metros,
colocaré una ventanita con cristales opacos
para hacerte adivinar mi estado emocional...

No hay comentarios:

Publicar un comentario