miércoles, 15 de abril de 2015

Eres mio...

Te habilitas mis ganas
según tu voluntad
y en ese escarceo
de miradas vanas
tú crees que no te veo.
¿No será que te asusta
que te quiera de verdad?
¿No será que no te gusta
que en el fondo no decidas
si eres tú quien quieras más?
Me persigues con tus ojos
intentando que a mi paso
nada mio quede atrás;
pero vuelves la cabeza
si sonrío. Y sonrío mucho más.
Es cobarde tu cariño
porque piensas que a mi lado
poco tuyo quedará
y te digo que ese poco que te quede
ya no es nada si te vas...





jueves, 9 de abril de 2015

Cansados de nada


 Yo miraba al frente.
 Y en un descuido de la indiferencia
 me hice consciente del cielo.
 No era azul, sino gris
 y no entiendo qué gama
 usaron los dioses esa mañana
 que pintando la vida de vida
 lo mismo veía en el suelo
 que mirando hacia arriba.
 Reparé a lo lejos,
 donde parece que todo se acaba
 y en el último término
 presagiando una mirada,
 encontré el espejo
 de mi vida cansada.
 No fue el día, ni los dioses
 quienes pintaron de gris
 aquella mañana,
 eran mis ojos vacios de ti,
 cansados de nada...

lunes, 6 de abril de 2015

Sin resguardo

¿Pero tú me quieres?
¿Tú quieres quererme?
Porque tengo yo en mi historia
dos páginas en blanco
y si tu quieres, escribimos algo;
si tú quieres quererme
te las guardo.

Pero tienes que quererme tanto
que la tinta con que escriba tu nombre
se derrame por estar temblando.
Tienes que quererme tanto
que yo cierre mi historia
cuando esté en tus brazos.

Por eso tienes que quererme
para siempre y mientras tanto,
como a nadie y sin resguardo...

Pensamientos

Yo nunca quise seguir la corriente,
no porque me guste el agua estancada
sino porque no soy río;
soy de agua salada...

No me esperes

No me esperes a la noche.
No, no quieras que yo llegue
a velar tus horas tristes;
no pretendas que me abrace a tu silencio
en memoria de que un día me dijiste
que era yo quien guardaba ese misterio
de alegrar tus días grises...
Abandónate a tu encierro
¡pero suéltame las alas!
A mi nada me sujeta a este destierro
de dudar si soy amada.
Y si acaso  te quedaras recordando,
recuerda que te amé con todo el alma...