lunes, 6 de abril de 2015

No me esperes

No me esperes a la noche.
No, no quieras que yo llegue
a velar tus horas tristes;
no pretendas que me abrace a tu silencio
en memoria de que un día me dijiste
que era yo quien guardaba ese misterio
de alegrar tus días grises...
Abandónate a tu encierro
¡pero suéltame las alas!
A mi nada me sujeta a este destierro
de dudar si soy amada.
Y si acaso  te quedaras recordando,
recuerda que te amé con todo el alma...

No hay comentarios:

Publicar un comentario