lunes, 6 de abril de 2015

Sin resguardo

¿Pero tú me quieres?
¿Tú quieres quererme?
Porque tengo yo en mi historia
dos páginas en blanco
y si tu quieres, escribimos algo;
si tú quieres quererme
te las guardo.

Pero tienes que quererme tanto
que la tinta con que escriba tu nombre
se derrame por estar temblando.
Tienes que quererme tanto
que yo cierre mi historia
cuando esté en tus brazos.

Por eso tienes que quererme
para siempre y mientras tanto,
como a nadie y sin resguardo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario