jueves, 18 de junio de 2015

Cuando llega...

Te encarcela el alma...
Como si antes de él te agotara la vida en libertad,
como si hacerte suyo fuera una opción
que apenas el cuerpo duda.
Cuando llega el amor, siempre quiere más;
cuando llega el amor el resto,
queda a la distancia prudente de no existir...

No hay comentarios:

Publicar un comentario