miércoles, 8 de julio de 2015

Nos crearon de distinta madre.
Y en un mismo sueño,
tú te vestiste de sal y yo,
me impregné de aire.
Nos meció el mismo ritmo
y miramos el mismo gris.
Nos amamos.
Pero tú despertaste un día
aún sabiendo que yo, no volé por ti...

No hay comentarios:

Publicar un comentario