sábado, 25 de julio de 2015



Qué injusta la mirada que se queda en el aire,
porque deja los ojos vacios y el corazón sin respuesta.
-¡No seas cobarde! Devuélveme lo que quiero ver y yo a cambio,
te estaré mirando toda la vida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario