jueves, 27 de agosto de 2015

DIARIO DE UN AMOR.

Traía el semblante serio.
- ¿No tienes hambre?- sus ojos me clavaron la pena de por vida...
- Estoy cansado.
Y de sus dedos abiertos colgaba la explicación de un dolor tan intenso como el azul de su distancia.
Fijé mi atención en su silencio inmediato y profundo, donde su cabeza inclinada dejaba caer un reguero de llantos contenidos. Y abracé sus miedos; como si a mi lado estuviera segura su vida.
Y sentí su cuerpo frío, acomodado a mis brazos, al calor de otra vida cansada de helar las ganas del corazón.
No hubo un por qué, ni una razón.
Hubo un instante inmenso, de dos seres humanos que quemaron el último aliento hablando de amor...
Sólo un instante, pero solos tú y yo.

viernes, 21 de agosto de 2015

Alguien queda...

Aun tenía los ojos tristes. La maldad de la vida asomada a dos faros apagados...
Cuánto duele la vida que no se espera, la que sorprende a una espera inocente. Se arruga el alma, se gasta el aire y en un cuerpo podrido la mejor sonrisa es llanto amargo.
Inmensa isla apartada del mundo.
La soledad del que no está solo más que de si...
Y te amarran el alma, y te hacen jirones la templanza y la paz ¡cuánto dar por sentirse ser!
Y decides vivir, porque no puedes decidir y entonces lo hace la vida. Y ella confía en ti. Y desata tus alas, y le pone nombre a tus vuelos...
Y despierta el alma. Se puede respirar de otro aliento, se puede. Alguien existe que escucha el silencio, que mira los ojos tristes y hasta ve donde no quedan luces.
Alguien queda después de nada...

lunes, 17 de agosto de 2015

Me alumbran tus candiles.
Y en esta media luz me hacen prisionera cada una de tus letras.
Apenas importa la vida; se esconden las redes en las aguas de tu mar,
de mi mar salvaje y apenas importa la vida...
¿Por qué meces mi cuerpo al compás de tus olas?
Debieran dormirme tus brazos y cegarme tus brillos y en cambio,
te miro a los ojos hasta quedarme despierta
y me sueño calmada de ti sin rozarte siquiera el aliento.
¡No te vayas de mi!
Regálame un cuento...