lunes, 17 de agosto de 2015

Me alumbran tus candiles.
Y en esta media luz me hacen prisionera cada una de tus letras.
Apenas importa la vida; se esconden las redes en las aguas de tu mar,
de mi mar salvaje y apenas importa la vida...
¿Por qué meces mi cuerpo al compás de tus olas?
Debieran dormirme tus brazos y cegarme tus brillos y en cambio,
te miro a los ojos hasta quedarme despierta
y me sueño calmada de ti sin rozarte siquiera el aliento.
¡No te vayas de mi!
Regálame un cuento...

No hay comentarios:

Publicar un comentario