martes, 29 de septiembre de 2015


Algunas conversaciones se quedan amargamente a medias por el simple hecho de dejar distancias entre dos bocas...
 No debí esperar al tiempo; el cuerpo no entiende de espacios vacíos.
 Y el alma no sabe de horas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario