domingo, 6 de septiembre de 2015

Creo que hoy no escribiré.
No, señor, ya no sé ni qué decir.
Mirando atrás, un sueño inalcanzable;
mirando adelante, un sueño imposible.
Pero es que mirándole, ¡mirándole, señor! es un sueño...
Sólo un sueño; nada menos que un sueño y yo,
creo en los sueños.
Señor, ya no sé ni qué decirle.
Por eso hoy, no escribiré...

No hay comentarios:

Publicar un comentario