miércoles, 9 de septiembre de 2015


Tan lenta agonía de tenerte dentro y no saber de ti...
Un día sentirás mi vacío en el hueco de tus labios;
un día que no esperes que amanezca como otros,
porque se siente, se presiente el destierro.
No es en vano el miedo; acusa el cuerpo el desgano de la vida.
Así como otras veces se supone la alegría...
Desperté al amor para un rato,
tan efímero sentir de este corazón enamorado de la estupidez.
¿Y a cambio? La razón.
¿Y en cambio? Silencio...

No hay comentarios:

Publicar un comentario