jueves, 24 de septiembre de 2015


Yo perdí mi cuerpo en tu cuerpo
 aquel día que no fui de ti;
 aquel día que sin perdernos,
 ni ganarnos, ni podernos despedir,
 trazó la vida una linea tan fría,
 ¡tan fría! tan cruda y tan gris,
 que mi cuerpo en blanco y negro
 despegó las ganas de mi
 para vivirte en este encierro.
 No vuela el alma sin alas el cuerpo...



No hay comentarios:

Publicar un comentario