domingo, 29 de noviembre de 2015

Desde mi inocencia, amé tanto...
Aún más que desde mi osadía.
Y aún más que desde el resto de mi.


Pero no es lo peor haberme gastado
sino haberla perdido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario