jueves, 26 de noviembre de 2015

Mi resto de ti...



Si trata de encontrarme un día, quizás
donde parece que termina la vida
mis manos sigan acariciando
tantos, tantos sueños ahogados
en el mar de sus mentiras.


Si trata de buscarme, déjelo,
mejor no siga.
Porque yo desperté una mañana
sin saber dónde estuve dormida.



Con el cuerpo roto
y el silencio lleno de espinas.


Después me amaron;
yo no pude todavía...

No hay comentarios:

Publicar un comentario