lunes, 14 de diciembre de 2015

Cuando miras...

A mi me gusta cuando miras
y cuando respiras muy hondo;
eso, me deja sin aliento.
Y te diría tantas cosas que no sé...
Podría besártelas
acariciártelas
mirarte hasta que supieras
qué haces de mi.
Decirlas, no sé.
Sólo siento.
Tanto...
No puedes estarme prohibido.

jueves, 10 de diciembre de 2015

La mujer, sigue viva.

Era un reguero de lágrimas bien repartidas; acompasados los suspiros...
Con cuánta clemencia amaba a la vida a pesar de tener clavados todos sus silencios: cada una de las injusticias que reparte quien no es humano.

    - Madre ¿cómo tiene hoy sus heridas?
    - Se curaron, mi niña,  se curaron...- Esa fue su despedida.
Yo te amo así
como se ama después de haber amado mucho
a quien nunca estuvo,
con el corazón cansado
y el recuerdo lleno de naftalina. 
Necesité dos vidas para vaciarme de ti.
Rompí silencios que jamás habían existido.
Resistí el letargo de un corazón húmedo...

    - Carmen ¿hablas de mi?
    - NO, mi amor; de mi mundo.

jueves, 3 de diciembre de 2015

Es posible.

¿Será posible que derrames el amor?
Como si las nubes descargaran sus ovillos a los gatos... y en pleno juego de tus ojos con los míos se prestaran a escucharnos las sirenas; el estruendo de las prisas haciendo de las suyas..


Son cuatro los ríos que se vierten
en las aguas de este cuerpo medio seco:
las ganas de tenerme,
el exceso de vida que atormenta tus caudales,
el propósito de entregarte a quien funde
tus metales mas preciados
y esa boca tuya en mi boca
que ya intuyo traicionando
los placeres prohibidos.