viernes, 18 de marzo de 2016

Hay abrazos sin sueños, porque nunca duermen.
Y abrazos dormidos porque despertarlos sólo es un sueño.
Tomarnos consciencia en algunos instantes es abrazarnos a un tiempo que durará lo que dure un sueño... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario