viernes, 29 de abril de 2016

Cuando un corazón se parte por la mitad el dolor es intenso, pero intimo y justo; es el dolor del amor.
Cuando un corazón se parte en trozos el dolor es agotador; es el dolor de haber perdido el control de tus propios sentimientos...

No me gustas

No me gusta quien no arriesga.
No me gusta quien nunca se queda en cueros.
No me gusta quien duda de que debajo del abrigo usamos la misma piel.
Y no me gustan los sentimientos a medias ni los corazones turbios.
No me baño en esas aguas...

jueves, 28 de abril de 2016

Tú: mi próxima vez.

Creo que si existes,
si tú existieras,
serías la hora exacta para el amor...

Y es que en mi reloj
-éste que mide en tiempos
los espacios vividos-
tu piel empezaría al final
de mis manos extendidas
como único requisito
para no parar el mundo.

Y estarías a pocos segundos
de empezar el día
y de gastar la noche
y a un salto de mi locura
y a medio instante
de entender la vida.

Si tú existes,
si existieras,
abrazarte sería
colmar de cuerda
las alas libres del corazón
y morir sin hambre
y nacer de nada
y crecer sin prisas
ni celos
y creer un poquito más en dios...

Si existieras
yo, apenas sería ayer
y tú siempre, siempre
mi próxima vez.

miércoles, 27 de abril de 2016

A fin de cuentas...

Parece que la vida nos obliga a olvidar a cada rato: personas, sentimientos, ofensas, amores... Y creo que eso nos hace libres más que nada en el mundo... al fin y al cabo, somos el resto de nuestra inocencia.
Así que he decidido no ser el resultado de una suma de recuerdos, sino el producto del olvido elevado a su máxima potencia.

domingo, 24 de abril de 2016

Pensando en ti.

Algunas veces uno se da cuenta de que lo que quiere es besar a una persona, a esa en concreto... Y entonces te preguntas ¿por qué? Y piensas ¿para qué? Y te cuestionas hasta dónde la química, hasta dónde la falsa moral... Pero la única pregunta a resolver es ¿hasta cuándo? Porque sabes que tarde o temprano dejarás de pensar y querrás que esa boca te explique...

martes, 19 de abril de 2016

En tu estancia.

Me quedé con los brazos vacios.
Sin un por qué,
sin saber si hasta nunca...

Pero tuve el abrazo perfecto.
Ese que amortigua cada pena,
ese que nos mece la angustia
y nos mantiene caliente el cuerpo
cuando el hielo, nos hizo la razon
de otra embriaguez.

Tuve la boca que más mentía
pero es que en cada mentira,
la conciencia me volvia loca
y el deseo, inconsciente.

Y tuve un paseo esculpido
en las maderas de mi cuerpo,
inherte grabado en besos,
versado poema pendiente,
olvidado...

Hoy tengo la imprudencia
de este amor en el hueco
de tu estancia preferida.

sábado, 16 de abril de 2016

¿Volamos?

¿Volamos?... ¿volamos?
Tú me tientas muy despacio, mi amor
y yo, te entretengo el aire,
te relajo el cielo,
te respiro el miedo,
me reparto... me reparto, mi amor,
me reparto...
Después, deshago mi voz a tu oído
y te calmo;
tu vuelo en mis manos...
Después, detenemos el tiempo,
nos vivimos el alma
y descansamos.
Nos descansamos...