jueves, 28 de abril de 2016

Tú: mi próxima vez.

Creo que si existes,
si tú existieras,
serías la hora exacta para el amor...

Y es que en mi reloj
-éste que mide en tiempos
los espacios vividos-
tu piel empezaría al final
de mis manos extendidas
como único requisito
para no parar el mundo.

Y estarías a pocos segundos
de empezar el día
y de gastar la noche
y a un salto de mi locura
y a medio instante
de entender la vida.

Si tú existes,
si existieras,
abrazarte sería
colmar de cuerda
las alas libres del corazón
y morir sin hambre
y nacer de nada
y crecer sin prisas
ni celos
y creer un poquito más en dios...

Si existieras
yo, apenas sería ayer
y tú siempre, siempre
mi próxima vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario