viernes, 27 de mayo de 2016

Discurriendo: gerundio.

Cuando alguien te viene a la medida, se puede decir que es "tu complemento". Teniendo en cuenta, que no es él el sujeto sino tú, podriamos clasificarlo de tres formas:
-Si: Él es "la leche en bote" - estamos frente a un complemento directo. (¡Cuidado!)
-Si: Él cree que es "para ti" - el complemento es indirecto. (Que no se emocione...)
-Y si: Él es "para un rato" - estamos con un complemento circunstancial. (Uuufff, ¡Respira!).


miércoles, 25 de mayo de 2016

Diario.

A veces me descubro a mi sombra.
¿Por qué se está tan seguro en la penumbra de la vida?
Debería poner mi mecedora frente al balcón y dejarme mecer por la
excelencia...
Quizás las luces me juegan malas pasadas -también las de otros-, pero no pienso hacer de ello una excusa perfecta sino un motivo mediocre.
Mi sombra ya tiene dueño. Y no es quien la guarda, es quien la evita.

Recuerdos.

Cuando yo era una niña -hace apenas mucho-, recuerdo que mis compañeros de clase llevaban bolígrafos con tintas de distintos colores; como mínimo, rojo y azul. Como máximo, hasta negro y verde. Pues bien, monísimos que quedaban los deberes, pero a mi aquello me resultaba imposible de soportar. Yo era de boli Bic Naranja, punta fina de tinta negra. ¡Y no había más!
Y dicen mis hijas cuando se lo cuento: "¿Y cómo corregías, mami?"
Pues intentaba no corregir. Era tal mi cabezonería que siempre llevaba un Box de bolsillo donde consultaba mis dudas ortográficas. Y si se ponía la cosa fea, arrancaba la hoja y empezaba de nuevo.
Quizás fuera una estupidez, pero esa forma de llevar mis cosas, no sólo consiguieron que pronto aprendiera a escribir correctamente sino que, llevado después a otros ámbitos, nunca me importó empezar de nuevo.
Y es que, cuando uno se equivoca, por muy bien visto que esté eso de que errar es de humanos y por muy verdad que sea, mejor que intentar colorearlos es dar marcha atrás y construir una nueva verdad.
(Sigo escribiendo con tinta negra...)

martes, 24 de mayo de 2016

-¿Quieres? Atrévete a no pensar... y di sí.

Le cubrió los ojos, le amarró las manos y le mordió la boca...

Pero no le hizo el amor.
La hizo "su mujer".

Diario.

Hoy entendí la vida como esas norias que sacan agua de un pozo... El corazón se llena sólo en lo más profundo, se brinda en la superficie y se agota cuando ha calmado la sed. Y en este ciclo de emociones, quien espera otra cosa, no se divierte...

Empezar el día con pocas luces no es la mejor manera, pero reírnos de nuestras sombras indica que tenemos la azotea bien iluminada.
Hoy no tengo ganas de pasados pendientes. Ni de ediciones antiguas. Tranquilamente pasearía por París -ese de "siempre nos quedará..."-.
Y es que pensar hoy en mi vida es navegar el Sena en dos direcciones: buscando el sur, sin perder el norte...

viernes, 6 de mayo de 2016

Esta vez no hice mi equipaje.
Di unos pasos adelante y mi vida cambió de estación.
Crucé dos vías -la de ida y la de vuelta- para encontrar el sentido de mi huída.
Y esperé.
Y volqué mis pensamientos hasta medir sus fuerzas; sigo pensando en ti...
Quizás seas mi destino.

martes, 3 de mayo de 2016

Diario.

Yo te tengo siempre.
Todo me recuerda a ti;
todo quisiera compartirlo contigo,
porque sé que tú verías en mí ese doble sentido
que me vive dentro y me mata de soledad.
Creo que tú traspasarías ese inmenso muro
que la pena me puso contra la vida.
Sé que en ese espacio,
entre lo que tengo y lo que soy,
en ese hueco donde nadie me acompaña nunca,
tú te sentarías a mirarme
como quien se enfrenta a un espejo.
No sé explicarlo mejor.
Pero te quiero.
Supongo que así de sencillo.
Y así de bello...