lunes, 12 de septiembre de 2016

Yo que no creo en el destino, la casualidad a veces me pone a punta de pistola. Y sí,  quizás deba aceptar que todo pasa por algo, pero me niego a pensar que crecimos libres para andar un camino predeterminado. Si acaso no somos dueños de nuestra vida, al menos, inquilinos con los recibos pagados...

No hay comentarios:

Publicar un comentario