lunes, 28 de noviembre de 2016

¡Te olvidé!

¡Yo no sé por qué!
Dime tú...
¿Saciaste tu ego?
¿Lo saciabas?

¡Pendencieras charlas!
¿Te divertía?
De naturaleza muerta
tu alma... Tu no alma.

Y yo esperaba,
cansada,
incrédula,
profundamente perdida
en tus bajas aguas.

No sé por qué
creí rendida tu espada.
No sé...
te amaba...

Aprendí a sacarte
secando mis ganas,
podridas, saladas...

Y conseguí olvidarte
cada mañana.

Sí... cada mañana.




lunes, 21 de noviembre de 2016

Que soy yo...

No te preocupes, que nada cambiará. Yo seré la de antes, tú serás el de siempre y donde pusimos ilusiones vanas, dejaremos ilusión a secas. Siempre como antes, sin enterarnos de los cuartos, ni de las medias, repartiéndonos el alma entre paréntesis; discutiendo las sombras...
No te preocupes, que soy yo sin puntos suspensivos.

martes, 15 de noviembre de 2016

DIARIO DE UN AMOR.

Señor,

Quizás debí cantar aquellas primeras letras... herrumbre de mi pena...
Quizás señor, mantenerme envuelta en mis enaguas restó prestancia a mi propio entendimiento... Y amé sin arrogancia. Y gasté la acera buscando no tenerme que ir. Y me hice chica. Y nací sin madre. Y me fuí sin salir siquiera.
En aquellos días señor, sus ríos de gloria mentían salinas desde mis ojos...
postillas para mi amor...

En aquellos días, viví muriendo un poco en cada uno de sus ecos ¡Qué lástima señor, que usted no lo vivió!

sábado, 5 de noviembre de 2016

¡Malditos zarcillos acoralados,
engarzados en metales
y clavados en la piel!
Esos recuerdos,
que de pronto me adornan el semblante,
me sonrosan el pasado,
me revientan en sonrisa la boca;
me derraman la mirada cara abajo...
Malditos momentos maravillosos,
con el alma contenida
y la moral callada.
Joyas reservadas a cualquier momento
que se vista de ti...