lunes, 26 de diciembre de 2016

Nosotros, los que somos así...

A veces es imposible navegarnos, hundirse en nuestras aguas hasta encontrarnos vivos, hasta sentir las mareas que nos mueven, que nos arrastran y que nos devuelven a tierra firme. Por eso es muy difícil mecer nuestras penas en otro barco y también por eso, vivimos encerrados en nuestro salvavidas.
No obstante, hay que intentar disfrutar del viaje. Y qué mejor manera que invitar a quien sentimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario