martes, 7 de febrero de 2017

¡En cuántas luces debo encontrarme!
Donde las raíces se presienten, cada cuerpo sujeta su anhelo, sus verdades y miserias.
Cuánto igual nos pretendemos y en cambio, qué distintas sombras nos persiguen...
Calle abajo me duele el alma, vertiente de penas que no puedo secar.
Tan lleno el mundo, tan sola la vida...